Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Menú superior y redes sociales

Marruecos abre el camino hacía las energías renovables en África


Marruecos, el anfitrión de la COP22, lidera dando ejemplo la lucha contra el cambio climático, gracias a un objetivo de energía limpia del 52% para 2020.

Como anfitrión de la conferencia sobre el cambio climático de la COP22 de este año en Marrakech, Marruecos ha querido demostrar sus credenciales ecológicas y hacer de esta COP la "COP Africana".

En el último año, Marruecos ha prohibido el uso de bolsas de plástico, ha lanzado nuevos planes para extender las redes de tranvías urbanos en Casablanca y Rabat, ha iniciado el proceso de sustitución de su vieja flota de autobuses y taxis, y ha lanzado una nueva iniciativa - la "Adaptación de la Agricultura Africana" - para ayudar a los agricultores del continente a adaptarse al cambio climático. Aun así, lo más llamativo es el desarrollo de una "mega" infraestructura de proyectos como parte de un ambicioso plan para transformar el mix energético del país.

Marruecos no tiene reservas de combustibles fósiles, por lo que depende casi totalmente de las importaciones. En 2015, el Rey Mohammed VI comprometió al país a aumentar su cuota de generación de electricidad renovable hasta un 52% para 2030, con el objetivo de instalar unos 10 GW. De éstos, se prevé que el 14% provendrá de energía solar, con planes para instalar 2GW para 2020, así como aumentar la energía eólica y las presas hidráulicas. Marruecos incluso ha abierto la puerta al intercambio de electricidad producida a partir de fuentes renovables con Europa.

El plan de INDC (Intended Nationally Determined Contributions) presentado por Marruecos a la UNFCCC (United Nations Framework Convention on Climate Change) es igualmente ambicioso y compromete al país a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -en particular en la agricultura- en un 32% para el 2030. Marruecos también se ha comprometido a plantar 200.000 hectáreas de bosques y a aumentar en gran medida el riego. El compromiso depende del acceso al financiamiento climático, pero se traduce en una reducción acumulada de 401 Mt de C02 durante el período 2020-2030. En 2015, Marruecos eliminó completamente los subsidios a los productos petrolíferos.

La energía solar de concentración, protagonista

La primera fase del gigantesco proyecto solar de Noor, cerca de la ciudad de Ouarzazate, en el sur de Marruecos, es la planta de 160 MW Noor One, inaugurada por el rey en febrero. En lugar de los paneles solares fotovoltaicos, Noor utiliza la tecnología CSP (energía solar concentrada): espejos gigantes para reflejar los rayos del sol sobre los tubos que contienen líquido que es supercalentado para impulsar las turbinas. CSP ofrece almacenamiento de electricidad hasta tres horas después de que el sol se ha puesto, lo que cubre los tiempos de demanda máxima.


Cerca del sitio de Noor One está el Noor two, actualmente en construcción, que utilizará la misma tecnología CSP, pero a mayor escala con la esperanza de almacenar electricidad durante siete horas. Sin embargo, Noor Three utilizará una nueva variante de la tecnología CSP: la torre solar, donde los espejos están dirigidos a un punto central.

Entre ellos aportarán otros 350 MW a la red nacional, y se espera que estén terminados para 2017/2018. Noor Four será construido cerca de la ciudad de Midelt, en el Alto Atlas, y la agencia marroquí de energías renovables, Masen, anunció esta semana en la COP22 que abrirá la licitación para dos plantas PV y CSP combinadas de 400MW a principios de 2017.


También eólica, pero sin renunciar a los combustibles fósiles

Marruecos también está invirtiendo en la energía eólica. Un consorcio de Enel Green Power, Nareva (propiedad de la sociedad de inversión del Rey Mohammed VI) y Siemens, consiguió una licitación en marzo para construir cinco nuevos parques eólicos en diferentes puntos de Marruecos: Midelt, Tánger, Jbel Lahdid y Tiskrid y Boujdour en el disputado Territorio del Sáhara Occidental. Su capacidad combinada será de 850 MW, lo que supondrá un gran aumento con el que Marruecos se aproximará a su objetivo de producir el 14% de la electricidad generada por la energía eólica para 2020. El costo unitario en los documentos de licitación fue uno de los más bajos del mundo, con apenas 0.03 dólares por kWh.


Pero mientras que el desarrollo de la energía renovable suena bien en el papel, el costo será un factor importante. El lanzamiento del proyecto Noor CSP ha ayudado a que el precio de la electricidad producida por CSP caiga a alrededor de 0.16$ por kWh, pero eso parece caro comparado con la energía fotovoltaica que ha caído tan bajo como 0.03$ por kWh.

Queda por ver si los costes del CSP serán lo suficientemente bajos como para ser competitivos a nivel mundial comercialmente, y ofrecer una energía renovable rentable para los consumidores marroquíes. La tecnología CSP también utiliza grandes cantidades de agua para mantener los espejos limpios, un problema real es en Marruecos. Al mismo tiempo, Marruecos no ha dejado atrás totalmente el consumo de los combustibles fósiles: el carbón todavía representa la mayor parte de la producción de energía hoy en día (35%) y se ampliará en los próximos cinco años. Por otro lado, el nuevo mix energético incluirá al menos 3.900 MW de gas natural. Además, Marruecos sigue sin renunciar a la búsqueda de depósitos de hidrocarburos.  

Fuente | TheGuardian

No hay comentarios :

Publicar un comentario