Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Menú superior y redes sociales

SEAT presenta el Proyecto SUNBATT. Segunda vida a las baterías de los coches eléctricos


Los proyectos para dar una segunda vida a las baterías de los coches eléctricos, han arrancado como una forma demostrativa de que hay un mercado y una industria en la reutilización de estos elementos.

Un reciclaje o reutilización que permitirá no sólo dar una segunda vida a estos elementos, si no que además permitirá sacar el máximo partido a fuentes de energía como las renovables y proporcionar recargas sostenibles a los nuevos coches eléctricos.. Entre los proyectos que hemos visto en los últimos meses destaca uno que tiene a nuestro país como escenario.

El Proyecto SUNBATT está apoyado por la eléctrica Endesa, y el fabricante SEAT. Una iniciativa que quiere dar una segunda vida a las baterías de los coches eléctricos. Unas baterías que según los primeros estudios, con diez años de vida, su batería apenas ha perdido un 20% de su rendimiento.

Esta situación plantea la posibilidad de darle un segundo uso fuera del vehículo donde, al 80% de su capacidad, pueda ser aún muy productiva. Esta es la razón de ser de SUNBATT, el proyecto de estudio de la segunda vida de las baterías de coches eléctricos liderado por Endesa y SEAT.


SUNBATT es un laboratorio, o living lab, un contenedor de 15 metros cuadrados donde se estudia y monitoriza el comportamiento de cuatro baterías de segunda vida conectadas a una micro red. En esta micro red, o microgrid, se interrelacionan los siguientes elementos: unas placas solares de 14 kW (generación), tres puntos de carga de coches eléctricos (consumo), la red de distribución eléctrica (distribución) y las mismas baterías (almacenamiento).

A partir de aquí, las conexiones y la dirección de los flujos de energía ofrecen múltiples posibilidades. La energía producida por las placas solares puede almacenarse en las baterías y volcarse en la red de distribución o consumirse, directamente, si hay un vehículo conectado al punto de carga. El objetivo es el ahorro en la factura y lograr un consumo inteligente. Es decir, si son las 12 de la noche y se quiere cargar un vehículo eléctrico, a pesar de que las baterías puedan estar preparadas para hacerlo, se utilizará la energía de la red, ya que en esa franja horaria, es más barata.

Esta decisión la toma un optimizador, un ordenador instalado en el interior del contenedor y que funciona a través de una serie de algoritmos de aprendizaje automático –es decir, que adquieren experiencia y desarrollan, por decirlo de alguna manera, la capacidad para tomar decisiones inteligentes. El optimizador predice los consumos previstos a lo largo del día y gestiona la manera de resolverlos teniendo en cuenta, además, la previsión meteorológica y el precio de la energía en cada momento, entre otras variables.


Es este software el que toma la decisión sobre cómo se cargarán los vehículos eléctricos que vengan al punto de recarga, sea a través de las placas solares, la red de distribución eléctrica o las baterías en estudio. Además, este sistema genera indicadores como pueden ser el ahorro económico logrado en la factura, la reducción de emisiones de CO2 o la masa forestal que se ha preservado gracias a su gestión inteligente. Además del optimizador, también trabajan en el laboratorio dos sistemas informáticos que monitorizan la generación y consumo de energías y el estado de las baterías, respectivamente.

El estudio está liderado por Endesa y SEAT, y colaboran también la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), el Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC) y el Centre d’Investigació de Recursos i Consums Energètics (CIRCE) y se persiguen tres objetivos claros:

1º: Obtener un análisis del comportamiento de las baterías en una segunda vida.
2º: Como resultado de este primero, mostrar los usos que se le puedan dar.
3º: Extraer nuevos modelos de negocio que con ello pudieran surgir.

Gracias a SUNBATT se está demostrando ya de entrada que a nivel técnico pueden seguir funcionando en un entorno nuevo, fuera del vehículo y, de las conclusiones que se vayan extrayendo a este respecto, se derivarán también los cambios tecnológicos a tener en cuenta en la fabricación de la batería de un coche eléctrico teniendo presente que se quiere dar, después, un segundo uso. Por lo que se refiere a qué uso se le podría dar a este producto el día de mañana, el mismo living lab es la prueba de su viabilidad en el terreno de los servicios energéticos –ya que actualmente está desarrollando un papel activo en una smartgrid.






Muy unido a este punto, podrían destinarse baterías de segunda vida al almacenamiento de energías renovables, en servicios de distribución –dando disponibilidad energética a zonas o lugares donde no llega la corriente eléctrica-, o, incluso, en el mismo ámbito doméstico. 

De estos usos, como es lógico, se derivarían posibles modelos de negocio que ambas compañías, tanto Endesa como SEAT, están actualmente explorando. SUNBATT es, en definitiva, un proyecto de reutilización que une la industria del automóvil con la de los servicios energéticos con la finalidad de convertir, lo que a priori podría ser un inconveniente, como es la pérdida de capacidad de las baterías de los coches eléctricos que tienen 10 años de vida, en una oportunidad para ambos sectores.

Una oportunidad capaz de contribuir a una gestión más inteligente de la energía que trae, en sí, importantes beneficios en términos de ahorro económico y preservación de los recursos naturales y el medio ambiente, y que es una manera de hacer de las ciudades auténticas smartcities, o ciudades del futuro.

Relacionadas | ¿Qué haremos con las baterías viejas de los coches eléctricos? Almacenamiento para energías renovables

Fuente | Endesa

No hay comentarios :

Publicar un comentario