Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

La energía solar y el almacenamiento ya son más baratos que la red en Australia según LG



El fabricante de baterías surcoreano LG Chem ha sido hasta el momento el que más cuota de mercado ha tenido en Australia, uno de los países donde el negocio de las baterías del hogar está más desarrollado. Y es que, según la empresa surcoreana, combinar una instalación solar fotovoltaica con un batería ya compite con la red eléctrica en la mayoría de los estados australianos.

No es la primera vez que llegamos a esta conclusión, y de hecho hemos llegado a ver ejemplos reales de lo que una instalación solar y una batería son capaces de hacer con la factura de la luz.

Según las palabras de Jamie Allen, responsable de marketing de la empresa en Australia, una instalación solar de 5 kW y una batería de 10 kWh pueden ser instalados en Australia por apenas 15.000 dólares.

Asumiendo una producción de 22 kWh diarios por parte de la instalación solar, el coste del kWh solar se queda en 22 céntimos de dolar el kWh durante un periodo de tiempo de 10 años, Este rápido análisis choca con el precio de la electricidad en Australia, que difícilmente baja de los 23 o 24 céntimos de dolar el kWh.

Pero es que considerar 10 años tampoco es una cifra real. Normalmente se cogen 10 años porque las baterías están garantizadas para ese periodo. Lo más probable es que la instalación solar tenga una vida útil de al menos 20 años. Un tiempo en el que perderá eficiencia, pero en el que seguirá produciendo electricidad de forma considerable. Además, es muy probable que el precio del almacenamiento haya bajado de forma espectacular, por lo que comprar una nueva batería será más asequible.

El problema es que sin almacenamiento, mucha parte de la energía generada por la instalación solar debería ser exportada a la red, con unos pagos que son bastante bajos, de un 6 céntimos de dolar el kWh. Incluso en algunos lugares no hay pago por la energía generada.

Esto se traduce en que el almacenamiento es crucial para maximizar la generación solar. Cada kilovatio hora consumido que haya sigo generado por la instalación (pasando por la batería, o no) es la mejor forma de ahorrar en la factura de la luz.

Por último, es necesario recordar que Australia es un país donde hay frecuentes apagones, por lo que una instalación como esta permite seguir teniendo electricidad en esas ocasiones.

Si quieres leer más noticias sobre energías renovables, no te olvides de seguirnos en Twitter o darle me gusta a nuestra página de Facebook.

Fuente | Reneweconomy


No hay comentarios :

Publicar un comentario