Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Las subvenciones para energía solar y almacenamiento están siendo un éxito en Alemania


En Alemania la energía solar tiene un peso importante en el sistema eléctrico. Y no solo por las instalaciones de escala comercial, sino también por la cantidad de instalaciones de autoconsumo que ocupan los tejados de muchos edificios. Y el mejor complemento para las instalaciones fotovoltaicas son las baterías del hogar, más ahora que están comenzando a reducir su precio y mejorar sus prestaciones de forma importante.

Es por eso que a finales de mayo de 2017, el KfW Development Bank de Alemania ya había aceptado 3.200 solicitudes de incentivos para sistemas de almacenamiento para trabajar junto con instalaciones fotovoltaicas. Para el que no lo sepa, el KfW es un banco alemán gubernamental de desarrollo con sede en Fráncfort y fundado el 16 de diciembre de 1948 por Hermann Josef Abs como parte del Plan Marshall. Los propósitos de esta institución consisten en la realización de contratos públicos como el fomento a medianas empresas de reciente fundación y la financiación de proyectos de infraestructura, técnicas de ahorro de electricidad y construcción de viviendas.

A través de este banco, el Gobierno alemán tiene una serie de incentivos para la instalaciones de almacenamiento. Como os podéis imaginar, la demanda de estos sistemas de baterías están siendo importante y todo a apunta a que los fondos disponibles se van a agotar prematuramente este 2017.

A pesar de que la subvención se redujo en un 19% a principios de año, eso no ha evitado que las solicitudes sigan a un buen nivel. Además, este mes de julio se ha reducido otro 3%. Al final, lo lógico es que las ayudas se vayan reduciendo según el mercado madura y hay más competencia y mejores precios. El objetivo de reducir las ayudas es también poder instalar un mayor número de instalaciones con el mismo presupuesto.

El año pasado, el KfW aprobó 6.500 préstamos ventajosos y subvenciones para sistemas fotovoltaicos con almacenamiento, por un importe total de 105 millones de euros. De los cuales 5.700 solicitudes fueron para sistemas de almacenamiento con baterías en combinación con un sistema fotovoltaicode nueva instalación y 800 de éstos eran para equipar con almacenamiento a instalaciones ya existentes.

Las ayudas fueron un éxito ya que en octubre de 2016 el KfW tuvo que suspender la ayuda debido a que los fondos para todo el año se habían agotado. Y este año apunta en la misma dirección.

Fuentes | pv magazine

No hay comentarios :

Publicar un comentario