Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Passive House. Hacia un futuro con viviendas con consumo energético nulo


El consumo energético se ha duplicado en los últimos años. El ser humano tiene cada vez más sed de energía, la cual necesita para saciar sus cada vez mayores comodidades. Eso choca con el objetivo de ser cada vez más eficientes energéticamente. Por eso, con el objetivo de alcanzar un consumo energético moderado (y a poder ser nulo), se destaca la idea de las viviendas conocidas como Passive House.

Las Passive House o Casas Pasivas son vivienda con un consumo energético muy bajo y que ofrecen durante todo el año una temperatura ambiente confortable sin la aplicación de la calefacción convencional. Estas viviendas no dependen de fuentes de energía externa y utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática combinados con una eficiencia energética muy superior a la construcción tradicional para minimizar su consumo energético.

Ya que con nuestra tecnología actual es muy difícil conseguir una vivienda de cero consumo, la idea se limita a minimizar el uso de aire acondicionado o calefacción, usando arquitectura bioclimática. La expresión Passive House hace referencia a la mayor condición de confort, y para ello se busca que la temperatura interior este entre lo 22 y lo 25 ºC.

Cada zona en la que se sitúe la vivienda deberá tener en cuenta el emplazamiento, la orientación, no siempre se puede construir en el emplazamiento perfecto; y la envolvente (resuelve lo que las dos anteriores no han podido), busca el equilibrio entre la energía que guardan las paredes y la efectividad del aismlamiento. Pero solo será eficiente si lo ayuda el comportamiento de los inquilinos.

Bilbao tendrá el edificio más alto del mundo con certificado Passive House

Un ejemplo de un Passive House podemos encontrarlo en Bilbao donde se entá construyendo el edificio más alto del mundo de estas características. Con 88 metros de altura, se va a convertir en la edificación más alta del mundo con certificación del Passivhaus Institut de Darmstadt (Alemania), cuya tramitación está llevando a cabo actualmente.

Para conseguir esta certificación, el edificio basa sus mejoras en cinco puntos: aislamiento térmico, control de puentes térmicos, hermetismo al paso del aire en cada vivienda, carpinterías de altas prestaciones y ventilación mecánica con recuperación de calor de alta eficiencia.

Todo esto implicaría poder reducir hasta un 75% la demanda de calefacción de las viviendas. Además, resaltará su confort acústico y térmico, la calidad del aire interior y el uso de materiales naturales.

Su finalización está prevista para el primer semestre de 2018, y justo después comenzara la construcción de un segundo bloque. Estas viviendas, que se espera que aumenten con los años, son un modelo a seguir para una sociedad sostenible.

Relacionadas | Can Tanca, la vivienda desconectada de la red eléctrica y de agua

No hay comentarios :

Publicar un comentario