Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Alphabet, matriz de Google, quiere solucionar el problema del almacenamiento de renovables con sales fundidas



El gigante Google se dedica a muchas más cosas aparte de los productos y servicios relacionados con Internet. Lo hace a través de Google X, una instalación semi secreta que está a cargo de de la matriz de la compañía Alphabet Inc. De esta propia instalación hemos visto cómo ha salido Waymo, una empresa dispuesta a conseguir coches 100% autónomos. De esos mismo laboratorios ha salido también Dandelion, que se dedica a la innovación en energía geotérmica.

Como podéis ver, los ámbitos de investigación en Google X son diversos, siendo la solución al problema energético mundial uno de los focos más importantes. Un mercado que por supuesto, moverá miles de millones de euros en los próximos años.

En ese sentido, de la compañía ha salido un plan para almacenar energía renovable a gran escala, de tal forma que se pueda paliar la intermitencia de este tipo de energías y dirigirnos hacia un horizonte 100% renovable.

El plan para almacenar energía renovable de Google es utilizar sales fundidas y anticongelante, surgiendo como alternativa a las baterías de iones de litio. Una tecnología que realmente no es nada nuevo, ya que las sales fundidas ya se utilizan actualmente en muchas centrales termosolares alrededor del mundo.



Malta es el nombre con el que se ha bautizado a este proyecto y se espera que pueda aprovechar toda esa energía que de alguna que otra manera acaba siendo desperdiciadp.

Varios ejemplos donde se han desperdiciado grandes cantidades de energía renovable se han visto en California, Alemania y China. Se estima que en sólo en el primer semestre de este año, California ha desaprovechado más de 300.000 megavatios hora de energía renovable, debido al exceso de producción que no ha podido ser almacenado. En el casod e Alemania y China se desperdició el 4% y el 17% de la energía eólica respectivamente en 2015.

El sistema ideado por la filial de Alphabet cuenta con cuatro tanques cilíndricos conectados mediante tuberías a una bomba de calor. Dos de ellos están llenos de sales fundidas, mientras que los otros dos se llenan con un líquido anticongelante.



Cuando hay excedentes de electricidad, el sistema absorbe energía, y la utiliza por un lado para aumentar la temperatura de la sal y por el otro para descender la temperatura del anticongelante. En un momento dado se puede invertir el proceso y enviar el aire caliente y el frío a que se precipiten entre sí, creando la suficiente energía para mover una turbina que genera electricidad. Con los tanques bien aislados, las sales son capaces de mantener su temperatura durante horas e incluso días. El problema es que convertir electricidad en calor para después volver a convertir ese calor en electricidad no es que sea un proceso muy eficiente. Por eso, en principio debería ser increíblemente barato para que salga adelante.

La gran novedad de esta tecnología respecto de anteriores similares es que al reducir la temperatura de funcionamiento se evita el uso de cerámicas o materiales refrigerantes caros, lo que hace sin duda más atractivo la construcción de ese tipo de centrales en el futuro.

El sistema también tiene el potencial de durar más que las baterías de iones de litio y además es capaz de competir en precio con algunos métodos de almacenamiento de energía renovable y con las plantas hidroeléctricas de bombe, según afirman trabajadores del proyecto.

Según Obin Felten: “Si empezamos a resolver un problema importante como es el cambio climático, hay millones y millones de dólares en juego. Es una oportunidad de mercado

Un ejemplo que demuestra que Google también quiere apostar por el mercado de la energía, un sector clave para el futuro.

Relacionadas | Australia tendrá la mayor instalación solar con baterías del mundo. 330 MW de solar y 400 MWh de baterías

Fuente | Google X

No hay comentarios :

Publicar un comentario