Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

El fin de la era nuclear en España. Razones y horizonte


En España existen en funcionamiento actualmente ocho centrales nucleares que se diseñaron para una vida útil de 25-30 años. La edad media de estas, en cambio, es de 32 años.

Hace tiempo en España se planeó la construcción de 39 centrales nucleares, empujados por la revolución nuclear que se estaba viviendo en el mundo. Sin embargo, por factores políticos, sociales y económicos se frenaron, construyéndose diez de ellos.

Actualmente existe un debate generalizado sobre la continuidad o cierre de la central nuclear Santa María de Garoña. Garoña es una de las centrales en operación más viejas de Europa, superando los 40 años. Su diseño es idéntico a la de Fukushima, la cual tuvo un accidente nuclear en 2011, aunque también es cierto que para poder reabrirla sería necesario realizar importantes inversiones en seguridad.

Aunque esta produzca menos CO2 que el petroleo o el carbón, la energía nuclear no es una alternativa de producción energética ya que crea residuos nucleares cuya radioactividad tarda cientos de años en degradarse y crea problemas ambientales y de salud. Accidentes como el de Fukushima o Chernóbil suponen el destrozo de la salud, la habitabilidad y el ecosistema de áreas donde suceden.

Estas son un peligro para la seguridad de grandes áreas, y necesitan continuamente ayudas para poder sobrevivir. De hecho, en el mundo ocurre un accidente nuclear catastrófico una vez cada 10 o 20 años.

La energía nuclear solamente aporta el 10% de la electricidad mundial y el 20% de la de nuestro país. Esto queda en segundo plano al compararlo con las energías renovables, las cuales están aportando el 35-40% en los últimos años. Lo que con apoyo político, se podría conseguir un sistema eléctrico 100% renovable, que según Greenpeace es un objetivo realista para 2050.

Además de todo esto, mantener las centrales nucleares sale realmente caro, ya que hay que tener en cuenta la instalación, el desmantelamiento de las centrales, la obtención de una materia escasa (uranio o plutonio) y la gestión de los residuos radiactivos.

Eso sí, para dar el paso y cerrar las nucleares, es necesario adoptar el sistema a un modelo energético renovable y eficiente, que es posible, viable y sostenible. Esto permitirá prescindir de combustibles fósiles y  la energía nuclear, dando al planeta y a nosotros mismos un respiro.

Relacionadas | Encuesta. Carbón vs Nuclear. ¿Qué central cerrarías antes?

No hay comentarios :

Publicar un comentario