Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Noruega prohibirá el uso de gas natural para calefacción de edificios en 2020


Noruega podrá ser el primer país del mundo en prohibir el uso de gas natural en calefacción. Esta país, el mayor productor de petróleo de Europa, detendrá totalmente el uso de gas natural para calentar edificios a partir de 2020, dejando de emitir 340.000 toneladas de gases de efecto invernadero al año.

Noruega ha hecho un esfuerzo muy grande para introducir políticas que reducen la emisión doméstica de gases de efecto invernadero y este no es más que la última de sus iniciativas. Todos los edificios tendrán que calentarse dentro de tres años con otra forma que no sea con gas natural.

Vidar Helgesenlaid, ministro de Medio Ambiente de la nación, presentó los planes en un comunicado, diciendo: "Aquellos que utilizan petróleo fósil para la calefacción deben encontrar otras opciones para 2020".

Entre las opciones barajadas la más atractivas es sin duda la bomba de calor, la cual puede trabajar con aerotermia, geotermia e incluso hidrotermia. Una forma de calefacción que necesita electricidad para alimentarse, pero que consigue altas eficiencias gracias al principio de funcionamiento las bombas de calor. Entre las otras opciones aconsejadas como alternativas están las estufas de biomasa que queman virutas de madera.

El Ministerio de Climatología y Medio Ambiente dijo que la prohibición se aplicaría tanto a los edificios nuevos y viejos y habrá que cubrir tanto las viviendas privadas como el espacio público de las empresas y las instalaciones de propiedad estatal.

Marius Holm, director de ZERO, una fundación que hace campaña por los recortes de emisiones, dijo: ''Esta es una medida climática muy importante que reduce significativamente las emisiones, enviando una poderosa señal de que estamos pasando de fósiles a renovables energía.''

Organizaciones ecologistas dicen que prohibir los fósiles es una contradicción dado que el país obtiene la mitad de sus ingresos de la exportación. Sin embargo, el cambio podría abrir el camino a otros países ya que el sector de la construcción es un emisor masivo de CO2. En Estados Unidos, donde no presumen de eficiencia precisamente, representa el 39 por ciento de las emisiones de CO2.

Además de todo esto, Noruega consiguió el año pasado en el primer país con cero deforestación. Noruega financia proyectos de conservación forestal en todo el mundo y también apoya programas de derechos humanos para comunidades forestales. Todo por no hablar de la apuesta del país por el coche eléctrico, siendo el lugar del mundo donde mayor penetración de mercado tienen.

Relacionadas | Passive House. Hacia un futuro con viviendas con consumo energético nulo | Noruega como ejemplo de energías renovables y sostenibilidadNoruega. El país donde el coche eléctrico está logrando una mayor implantación

No hay comentarios :

Publicar un comentario