Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Las baterías de flujo también empiezan a llegar a las viviendas y tienen mucho potencial


La empresa australiana Redflow apuesta por las baterías de flujo como solución para sistemas de almacenamiento para el hogar. Generalmente este tipo de batería se utiliza para grandes instalaciones, pero desde Redflow están fabricando baterías de zinc-bromuro con una capacidad de 10 kWh para aplicaciones residenciales.

Recientemente han instalado el que para ellos es el sistema aislado residencial aislado más grande hasta el momento, con un total de 60 kWh de almacenamiento mediante baterías y una instalación solar de 18,7 kW de potencia. Un instalación que ha tenido un coste similar al de levar la acometida eléctrica hasta la vivienda situada a 2,7 kilómetros.

Estas baterías además no renuncian a una garantía de 10 años incluso descargándola al 100% cada día. Incluso algunos fabricantes se atreven a decir que la batería durará más de 20 años sin sufrir degradación. Unas cifras impensables para tecnologías como el litio o el plomo.

Como se puede ver en la foto de portada, las baterías tienen un tamaño contenido y podrían ser similares a cualquier otra opción comercial de tecnología de iones de litio. Pero, ¿qué es una batería de flujo de zinc-bromuro? Pues bien, se trata de una solución de bromuro de cinc (ZnBr2) que se almacena en dos tanques. Un tanque almacena el electrolito positivo y el otro el negativo. Se trata de una reacción reversible que genera electricidad cuando ocurre y que puede volver a su origen aportando la misma.



Desde Redflow han anunciado que ya han informado un acuerdo con un fabricante tailandés para fabricar 250 unidades de 10 kWh a la semana, haciendo un total de 30 MWh al año. Un volumen de pedidos que está muy bien para empezar a crecer en el negocio. Además, un estudio de 2015 realizado por el Departamento de los Estados Unidos confirma que la batería funciona según lo anunciado por la empresa.

La verdad es que no se trata de una tecnología nueva. Por ejemplo, en China se está construyendo un sistema que baterías de flujo de vanadio con una capacidad de 800 MWh, el mayor sistema de almacenamiento del mundo basado en baterías.

En este caso, la novedad reside en el tamaño de las mismas y en un potencial en aplicaciones residenciales, donde además tiene un precio bastante competitivo, y que seguirá bajando. El propio fabricante anuncia que un sistema de 20 kWh de almacenamiento y 5,2 kW solares tiene un coste de 36.813 euros.

Al parecer, las baterías de iones de litio empiezan a tener serios competidores. Buenas noticias para todos nosotros.

Más información | Redflow

No hay comentarios :

Publicar un comentario