Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Una instalación solar y una batería de Tesla permiten ahorrar el 92% de la factura de la luz a este australiano


El australiano Nick Pfitzner fue una de las primeras personas en tener un Tesla Powerwall en Australia. Desde aquel día ha pasado ya más de un año, y Nick ha decidido compartir su experiencia con el resto de la gente para aquellas personas que esté dudando en apostar por el almacenamiento eléctrico doméstico, ahora que el mercado ofrece una mayor variedad de productos.

Lo normal en Australia es que los distribuidores de la Tesla Powerwall la vendan junto con una instalación solar, y eso es lo que hizo Pfitzner en enero de 2016: combinar la primera generación de la Powerwall de 7 kWh de capacidad con una instalación solar de 5 kW de potencia. En total incluido un inversor de Solar Edge y un sistema de monitorización el coste fue de 16.790 dólares australianos, unos 12.150 euros al cambio.

La factura de la luz de Nick ascendía hasta los 2.289 dólares australianos anuales, unos 1.661 euros al cambio. Una factura que después de realizar la inversión en la instalación solar y la Powerwall esperaba que se redujera en un 80%.

Sin embargo, después de un año de operaciones y habiendo ajustado sus consumos y sus costumbres para realizar un uso más eficiente, el ahorro ha alcanzado el 92%, lo que se traduce en un ahorro de 1.330 euros anuales. La factura anual de electricidad se ha visto reducida hasta solo 130 euros.


Antes de realizar la inversión, Nick esperaba amortizar la instalación en un periodo algo superior a 10 años. No obstante, viendo los números de ahorro actuales, el periodo de retorno de la inversión es más cercano ahora a los 8 años. Después de ese periodo, el sistema estará produciendo electricidad gratuita para él y su familia.

Australia es el país del mundo con la mayor penetración de sistemas solares residenciales, donde el 15% de las viviendas tienen un sistema de generación fotovoltaica, haciendo un total de 1,5 millones de viviendas en todo el país.

El alto coste de la electricidad está haciendo que la instalación de estos sistemas se acelere, ya que los usuarios ven como las cuentas salen perfectamente.

Según declaraciones del propio Nick a CHOICE:

"El sistema alimentará primero las necesidades del hogar, para después cargar la Powerwall con los excedentes. Después, si siguen habiendo excedentes son exportados a la red eléctrica. La idea es poder exportar tres veces lo que importas, ya que el coste de la electricidad es también más o menos tres veces superior."


El pago por la energía vertida a la red es de unos 0,05-0,06 €/kWh, mientras que la electricidad en las horas de mayor demanda puede llegar a costar hasta 0,73 €/kWh. Si las familias pueden conseguir que la batería se descargue durante estos periodos es muy fácil llegar a amortizarla.

Todo ello con la Tesla Powerwall de primera generación, la cual solo tiene 7 kWh de capacidad. Ahora, con la llegada de la Powerwall 2 y sus 14 kWh de capacidad, se espera que estos sistemas sean todavía más atractivos para las familias. Se habla de que puede llegar a ser amortizada en solo 6 años.

Las primeras entregas de la Powerwall 2 deberían empezar muy pronto.

Fuente | Choice

No hay comentarios :

Publicar un comentario