Banner grande margen izquierdo

Banner grande margen derecho

Banner arriba para móviles

Cierre de la central nuclear de Garoña. Historia, motivos y futuro


Durante el día de ayer, el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, anunció el rechazo del Gobierno a la prórroga de la autorización de explotación de la central nuclear de Garoña. Los motivos para el cierre de esta central han sido variados, entre los que se encuentran algunos de índole política y social y otros de índole económica.

La decisión del Gobierno llega seis meses después de que el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear) emitiera un informe favorable para la renovación de la autorización de explotación. Es por eso que esta decisión ha sorprendido a muchos, ya que el futuro de la central era incierto.

Para ponernos en situación, primero vamos a hacer un repaso al histórico y las características de Garoña, la central nuclear más vieja y pequeña de España. Después, haremos en repaso a los motivos que han llevado a su cierre, que por cierto, son muy diversos.

Historia

Situada en la localidad burgalesa de Santa María de Garoña en Castilla y León, la central fue inaugurada en 1970.

La vida útil de diseño inicialmente prevista para la central -40 años en las centrales españolas-, finalizó el año 2011. La última autorización de funcionamiento tenía su alcance hasta julio de 2009, fecha en la cual el gobierno autorizó una prórroga hasta el 2013​. Sin embargo, la central llevada parada desde el 16 de diciembre de 2012, cuando cesó su actividad por decisión de sus propietarias Endesa e Iberdrola, alegando motivos económicos.

Con 466 MW de potencia, se trataba de la central nuclear más pequeña de España después del cierre de Central nuclear José Cabrera -conocida como Zorita- en 2006, que tenía una potencia de 160 MW.

Motivos del cierre de la central nuclear de Garoña

El cierre definitivo de la Central Nuclear de Garoña ha llegado después de que el ministro de Energía Álvaro Nadal lo anunciara durante el día de ayer. Pero lo cierto es que los motivos para su cierre van mucho más allá de la decisión del gobierno.

En el ámbito político, Garoña no contaba con muchos amigos en el Parlamento español. De hecho, hubo una proposición no de ley en el Congreso favorable al cierre de Garoña con el apoyo de todos los grupos salvo PP. Por si fuera poco, el PNV, quien ha sido el encargado de ayudarle a aprobar los presupuesto generales- siempre ha sido favorable al cierre de la central, satisfaciendo así una petición histórica de la mayor parte de la sociedad vasca.

En el ámbito social, el cierre de Garoña también responde a las continuas reivindicaciones del movimiento ecologista y antinuclear, que lleva décadas pidiendo y manifestándose por el cierre de la central y que por fin ve cómo su petición se hace realidad.



Por otro lado está el ámbito económico, el que probablemente sea el que más peso a tenido en esta decisión. Y es que las propietarias de la central -Endesa e Iberdrola al 50%- no se han puesto de acuerdo para llevar a cabo los inversiones que serían necesarias para continuar con su operación. Teniendo en cuenta que se trata de una planta de primera generación, gemela de la de Fukushima, tras la catástrofe de la central nipona requería de inversiones que el sector cifra en más de 200 millones de euros para poder volver a conectarse. En palabras de Sanchez Galán, presidente de Iberdrola, Garoña no era rentable económicamente, y ese es casi con total seguridad el principal motivo de su cierre. Una opinión no compartida por Endesa, su socia, pero que finalmente ha tenido que acatar.

También hay que tener en cuenta que el actual mercado y sector eléctrico español tiene mucha incertidumbre, por lo que difícilmente podría conseguir Iberdrola vender su parte de la central a una empresa que sí estaría dispuesta a realizar tan inversión. Nadie invierte grandes sumas de dinero si no vislumbra una estabilidad económica y jurídica en el medio plazo.

Por último, el cierre de Garoña llega en un momento donde las energías renovables han vuelto a resurgir en nuestro país. En los próximos años se deberían instalar algo más de 8.000 megavatios renovables en España entre energía eólica, fotovoltaica y algo de biomasa. Es cierto que una cosa no lleva a la otra, pero sin duda es más fácil para un ministro anunciar el cierre de Garoña en una coyuntura como esta.

Finalmente, tampoco nos podemos olvidar de las condiciones actuales de una central tan antigua, que según un artículo de eldiario.es no eran las mejores. Se habla de repuestos caducados, bidones radiactivos corroídos y hasta de una denuncia anónima.


Desmantelamiento, impacto en el sistema y futuro de la energía nuclear en España

Lo cierto es que el cierre de Garoña no va a tener apenas impacto en el sistema eléctrico español. De hecho, después de 5 años parada, el sistema apenas ha sufrido variaciones. Sin ir más lejos, en el último año completo de operaciones antes de su desconexión de la red, en 2011, la producción de Garoña fue de 3.742 GWh, suponiendo el 6,5 % del total de producción nuclear nacional y el 1,4 % de la producción total de energía eléctrica a nivel nacional. El impacto del cierre en los precios del mercado eléctrico también es nulo según el propio ministro.

Según el ministro, esta decisión no anticipa "lo que va a ocurrir con el resto del parque nuclear", que el Gobierno es partidario de mantener. "Espero que no haya más Garoñas", ha señalado el titular de Energía. Sin embargo, está claro que el cierre de Garoña va a suponer una bocanada de aire fresco para los movimientos antinucleares, demostrando que el cierre de centrales es posible. Sin duda sienta un precedente que dará fuerzas a muchos para seguir luchando.

Por supuesto, este anuncio no es solo más que el primera paso la el cierre y desmantelamiento definitivo de la central. Unos trabajos que pueden alargarse hasta 2030 años según el ministro de Energía. Además, según fuentes del sector el coste de su cierre puede ascender hasta los 600 millones de euros.

Relacionadas | Francia quiere cerrar 17 reactores nucleares antes de 2025

No hay comentarios :

Publicar un comentario